lunes, 18 de abril de 2011

Sci-Fi: Viajes al infinito

Fragmento de "El Mundo Congelado", por Arnulfo Sánchez.

En sus constantes trabajos de investigación científica, el Prof. Semo contaba con Fantomas para la comprobación de sus teorías cuando era necesario viajar en el espacio y el tiempo.

En "El Mundo Congelado", publicado el 25 de septiembre de 1977, Semo inventa un rotor atómico que impulsa a un cohete espacial capaz de ir más allá de los límites del universo. Fantomas se enfunda un traje espacial y hace el viaje. Sin saber cómo, se despierta en un mundo helado con un cielo pálido y sin estrellas. Tras explorar un poco descubre una ciudad abandonada con seres humanos congelados desde hacía quién sabe cuánto tiempo. Un robot visitante de otro planeta lejano le hace saber que la estrella que calentaba al planeta se había extinguido hace mucho tiempo y eso había provocado la extinción de toda forma de vida. El planeta en cuestión era, para horror de Fantomas, el planeta tierra. Consternado al descubrir el triste fin de su mundo, Fantomas quiere morir ahí mismo, pero de repente despierta de regreso a su época, donde Semo y el robot C-19 se encontraban muy preocupados buscándolo porque había desaparecido de la cápsula espacial que habían rescatado.

Finalmente el profesor descubre que su nave tuvo algunas fallas y el próximo viaje no tendría errores. La aventura terminó felizmente. Esta historia es original de Gerardo de la Torre, otro excelente argumentista de Fantomas.
Gerardo de la Torre

La siguiente historia que les comparto también es un viaje al infinito, pero en esta ocasión en la máquina del tiempo del profesor Semo. Se trata de "El viaje que superó la imaginación humana", publicada el 5 de diciembre de 1975, -o sea dos años antes que la historia anterior- y la idea es comprobar si el universo alcanzará un equilibrio una vez terminada su expansión originada en el big-bang o bien la materia regresa a su lugar de origen. Otra opción es que el universo continúe indefinidamente en expansión con consecuencias catastróficas para la tierra y todos los sistemas en general, pues se tendrían temperaturas de cero absoluto terminando con cualquier forma de vida, como lo experimentó Fantomas en carne propia en "Un mundo congelado".

Aunque las historias son similares en cuanto a ir más allá de los límites del universo, en la primera Fantomas viaja en una nave espacial con el propósito de llegar hasta esas remotas regiones donde habría un vacío o alguna dimensión desconocida, y en la segunda avanzaría en el tiempo unos diez mil millones de años hasta la época en que la vida se detendría y el universo sería un caos. -A menos que, como el Profesor Semo creía, el universo hubiera llegado a un estado de equilibrio y se hubieran creado sistemas de segundo orden, prolongando la vida indefinidamente. Al final veremos que el profesor Semo tenía razón.

La segunda historia tiene más acción y en ella participan el robot C-19, Orión y Kalita, en la isla del profesor, en Oceanía. El ejemplar no nos muestra los créditos del argumentista, pero sospecho que se trata de Gonzalo Martré, por la presencia de robots, por lo bien escrita y porque no incluye escenas de humor, a diferencia de la de Gerardo de La Torre, donde se incluyen escenas simpáticas, como en la mayoría de sus historias. En ambos ejemplares el dibujante es Víctor Cruz. En mi opinión, su trabajo es una delicia. Como dato curioso, la imagen que incluyo al principio de este artículo es de Arnulfo Sánchez, colaborador de Cruz.

Que ustedes las disfruten!


Título: "El Mundo Congelado"
No.: 2-323
Fecha de publicación: 25 de septiembre de 1977
Serie: Aguila
Editorial: Novaro
Argumento: Gerardo De La Torre
Dibujo: Víctor Cruz
Páginas: 36, con cubiertas.
Resolución: 72 ppp.
Descargar en formato CBR




Título: "El viaje Que Superó La Imaginación Humana"
No.: 240
Fecha de publicación: 5 de diciembre de 1975
Serie: Aguila
Editorial: Novaro
Dibujo: Víctor Cruz
Páginas: 36, con cubiertas.
Resolución: 200 ppp
Descarga en formato CBR

miércoles, 6 de abril de 2011

Sci-Fi: El Futuro de Fantomas


No. 206 de Fantomas tamaño "Aguila"

Un episodio lleno de acción, robots y fantasía. Un Fantomas del futuro, ni más ni menos que del año 2175!

Un tema recurrente de Gonzalo Martré eran los robots, y en muchos episodios de la historieta aparecían en múltiples facetas: Como pintores automatizados ("Los falsificadores del tiempo), en cuentos de hadas ("La gallina de los huevos de uranio"), como asesinos nazis ("La Corona de Carlomagno"), como novia cibernética ("La juventud del Profesor Semo"), y por supuesto, como ayudantes del Profesor Semo, con un papel preponderante de C-19, quien llegó incluso a tener un hijo y lo mismo era un violinista virtuoso ("C-19, El violinista más famoso del mundo") que una máquina tragamonedas ("El ballet aéreo de Fantomas"). La historia comienza con un duelo de ajedrez entre Fantomas y el robot especializado C-21, mismo al que se hace referencia como "robot analógico", lo cual no puede ser cierto, ya que entonces debería tener bulbos y un tamaño enorme, como lo eran las "mainframes" de IBM. Más bien debería ser "robot digital", como todo lo electrónico de hoy en día. Me causa nostalgia la forma como Fantomas alimentaba sus partidas para que el robot ajedrecista respondiera: con tarjetas perforadas! Me siento un dinosaurio cuando recuerdo lo difícil que era manejar esas tarjetas en mis inicios en la carrera de ingeniería (snif).


En esta historia los robots tienen un papel muy importante, ya que el mundo del futuro es administrado por ellos. Para Fantomas es cada vez más difícil apoderarse de algo, porque el comercio y las posesiones privadas carecen cada vez menos de sentido.














Luego de efectuar un golpe en un mundo remoto, Fantomas se hace ver por la policía robótica en su personalidad de Rufus Laplace, con la finalidad de hacerse perseguir para luego escapar victorioso, pero las cosas no salieron como esperaba y termina siendo atrapado por un robot similar al Inspector Gerard de la policía francesa del siglo XX (un detalle simpático, por cierto). Cuando todo parece perdido, el robots "Argos" de la policía intergaláctica le ofrece un pacto de colaboración a cambio de evitarle una muerte segura o un lavado de cerebro. Aceptaría Fantomas? Todo lo anterior fué una visualización virtual con ayuda de la máquina de tiempo del profesor Semo, la cual se quemó en el momento más crítico! Buena salida para dejarnos con la duda.

Este número nos brinda los elementos básicos de las historias originales de Fantomas: Acción, mujeres hermosas, tecnología, fechorías y audacia. Todo un abanico de entretenimiento setentero, realizado con el excelente trazo del dibujante Víctor Cruz. Notarán algo maltratada la historieta: mil perdones, pero así ha sobrevivido conmigo hasta hoy :)

Que disfruten esta historia!

Créditos del episodio
Título: "El Futuro de Fantomas"
No.: 206
Fecha de publicación: 19 de marzo de 1975
Serie: Aguila
Editorial: Novaro
Argumento: Gonzalo Martré
Dibujo: Víctor Cruz
Páginas: 36, con cubiertas.